Se dispara el uso de las tarjetas para pagar la hipoteca

El uso indebido de la tarjeta de crédito puede llevar a las familias a enfrentar graves problemas financieros. Según un estudio realizado por la fintech de intermediación crediticia Agencia Negociadora de Productos Bancarios, seis de cada diez personas utilizan las tarjetas de manera perjudicial al emplearlas para saldar otras deudas o posponer el pago de gastos habituales.

El estudio se basa en el análisis de 30.000 expedientes de solicitud de consolidación de deudas realizados en los últimos 12 meses. Una de las conclusiones más preocupantes es que el 16% de quienes solicitan la consolidación utilizan la tarjeta de crédito para hacer frente al pago de la hipoteca, una práctica calificada por el CEO de la compañía, Luis Javaloyes, como "la peor decisión financiera".

Este comportamiento implica acumular las cuotas de la hipoteca y, al mismo tiempo, aplazar el pago al máximo plazo que permite la tarjeta. Según la fintech, esta estrategia es utilizada por el 95% de quienes recurren a la tarjeta para pagar la hipoteca, repitiendo la operación tantas veces como límite disponible tengan en sus tarjetas, e incluso contratando más tarjetas.

El resultado, según la Agencia Negociadora de Productos Bancarios, es que se transforma un préstamo hipotecario a un tipo de interés asequible en un préstamo a corto plazo con un interés elevado, cercano al 25% TAE.

Pero el mal uso más común de las tarjetas de crédito es utilizar el saldo disponible para pagar otras deudas con financiamientos más baratos. Según la fintech, esta situación se presenta en el 64% de los casos de sobreendeudamiento de sus clientes.

El contexto económico también influye en el mal uso de las tarjetas. El incremento de los precios de alimentos y combustibles obliga al 51% de las personas sobreendeudadas a fraccionar los pagos de gastos esenciales, lo que indica una complicación inminente en su situación financiera, según el informe.

Además, el 45% de quienes solicitan la consolidación de créditos utilizan la tarjeta para pagar servicios como energía o Internet, y una de cada tres personas sobreendeudadas financia la compra de bienes de consumo como teléfonos móviles, computadoras o electrodomésticos.

Esta práctica, en la mayoría de los casos, duplica los intereses que se pagarían mediante un préstamo personal tradicional, según la Agencia Negociadora de Productos Bancarios. Se recomienda utilizar las tarjetas de crédito para su propósito original: realizar pagos completos al final de cada mes sin costo, y solo utilizar la capacidad de financiamiento de manera excepcional.

Con 18 años de experiencia en el mercado, Agencia Negociadora de Productos Bancarios ha participado en 400.000 operaciones de financiamiento gestionadas y más de 10.000 operaciones formalizadas, generando un volumen total de 1.000 millones de euros.

(Expansión, 13-05-2024)

15/05/2024|