Bruselas aboga por más consolidación bancaria europea

Dominique Laboureix, presidente de la Junta Única de Resolución (JUR), defiende una mayor consolidación e integración bancaria en la zona euro para que las entidades puedan competir a nivel internacional. Se une a otros líderes europeos en la creencia de que el sector bancario continental tiene potencial para más fusiones y adquisiciones en el futuro.

La semana pasada, durante un encuentro organizado por la patronal europea EBF, Laboureix destacó la necesidad de avanzar en la unión bancaria y en el mercado de capitales en Europa. Señaló que una verdadera unión solo será posible con un sector bancario consolidado e integrado, añadiendo que "no hay Bolsa de Nueva York sin JPMorgan Chase".

Laboureix resaltó la competitividad de los bancos europeos como una prioridad en el debate político actual en Bruselas. Considera que esta competitividad es esencial para lograr una estabilidad financiera que no dependa de los contribuyentes.

Por ello, instó a los legisladores a trabajar rápidamente hacia una unión bancaria y un mercado único continental, donde los bancos europeos puedan crecer, consolidarse y servir a los ciudadanos europeos mientras compiten a nivel internacional.

Este llamamiento a favor de una mayor consolidación se suma a las voces de otras autoridades financieras de la zona euro en los últimos meses. Por ejemplo, a finales de abril, Claudia Buch, presidenta del Consejo de Supervisión del Banco Central Europeo, subrayó la necesidad de fomentar fusiones bancarias paneuropeas para combatir la fragmentación del mercado financiero y fortalecer las entidades.

Laboureix también abordó las negociaciones en curso entre los legisladores europeos sobre el sector bancario. Primero, se refirió al paquete regulatorio sobre gestión de crisis bancarias (CDMI), que se está modificando para incluir a más bancos dentro del marco de resolución europea.

Según Laboureix, el CDMI fortalece y flexibiliza las herramientas de resolución para manejar la caída de entidades medianas y pequeñas. Esta nueva regulación no solo incrementará la protección de la estabilidad financiera, sino que también facilitará la necesaria consolidación de los bancos en tiempos de crisis, con un costo muy limitado para el sector financiero. Europa planea utilizar los fondos de garantía de depósitos nacionales para financiar a las entidades con problemas.

Como complemento a esta capacidad financiera, Europa está negociando una herramienta común que proporcione recursos financieros y liquidez de último recurso en casos de caídas bancarias. Laboureix destacó que la crisis de los bancos estadounidenses en 2023 ha demostrado que las necesidades de liquidez pueden ser inmensas.

(Expansión, 28-05-2024)

03/06/2024|