CEOE reprocha a la vicepresidenta Díaz su constante incumplimiento del adagio latino pacta sunt servanda

Los empresarios están extremadamente enfadados con Díaz y, por extensión, con el Gobierno. El comunicado emitido el miércoles 22 por la CEOE, Cepyme y ATA, la organización de autónomos de la patronal, no iba dirigido contra la reforma del subsidio de desempleo. Aunque no están contentos con ella, no se han opuesto vehementemente. De hecho, Díaz ha revelado que fue la patronal la que propuso compatibilizar tanto la prestación contributiva como el subsidio de desempleo con el salario de un empleo. Sin embargo, la crítica de los empresarios hacia Yolanda Díaz radica en que, una vez más, ha aprovechado una norma para introducir de manera encubierta y sin previo aviso cambios significativos en la legislación laboral, específicamente en la negociación colectiva y en la representación de los empresarios en las instituciones del diálogo social.

En el primer caso, la vicepresidenta ha realizado una profunda reforma en la negociación colectiva: la prevalencia salarial de los convenios autonómicos y provinciales sobre los nacionales de los sectores y empresas. Esto es una concesión al PNV por su apoyo a Sánchez y Díaz para mantener el Gobierno. Con ello, los nacionalistas vascos avanzan en la creación de un marco de relaciones laborales propio, que ya cuenta con los salarios y pensiones más altos de España. Además, esta medida se puede aplicar en todas las comunidades autónomas siempre que cumpla las condiciones del pacto con el PNV: que el acuerdo salarial sea mejor que el del convenio de ámbito nacional, y que sea firmado por las patronales y los sindicatos más representativos del sector autonómico.

El PNV sabe que en el País Vasco los sindicatos independentistas ELA y LAB compiten con CCOO y UGT por la primacía. Por lo tanto, queda en manos de los empresarios aceptar la ruptura de los convenios nacionales y del marco salarial. La CEOE entiende que esta concesión al PNV ataca la unidad de mercado en España. Díaz recuerda que este precepto estuvo vigente hasta que la reforma laboral del PP lo suprimió en febrero de 2012. Además, destaca que su decisión cuenta con el respaldo de Confebask, la patronal vasca, que forma parte de la CEOE.

Otro motivo de enojo para los empresarios es que Díaz ha maniobrado de manera oculta para favorecer a Pimec, la patronal catalana de la pyme, en las instituciones del diálogo social, específicamente en el Consejo Económico y Social. La CEOE interpreta que el Gobierno intenta sustituirla por una organización que no tiene representación fuera de Cataluña, pero que apoya los fines políticos del Ejecutivo, como los pactos con los independentistas catalanes para mantener la legislatura.

La reunión de la Junta Directiva de la semana pasada fue muy tensa, más allá del comunicado que publicó la patronal. Miguel Garrido, vicepresidente primero de la CEOE y presidente de CEIM, la patronal madrileña, lideró la protesta. Propuso que los empresarios le comuniquen a Díaz que no se sienten vinculados con el acuerdo de la reforma laboral, ya que ella misma lo ha incumplido en repetidas ocasiones. "Debemos decirle al Gobierno que ya basta de su falta de respeto". Por lo tanto, propuso que la CEOE no asista a eventos con el Gobierno que no tengan un carácter técnico que interese a los empresarios.

Nada de hacerse fotos. Garrido fue secundado por Josep Sánchez Llibre, presidente de Foment del Treball, la patronal catalana. Sánchez Llibre acusó al Gobierno de "practicar el filibusterismo" con los empresarios. "Los últimos hechos [del Ejecutivo en el diálogo social] son gravísimos. Nos están golpeando [a los empresarios] continuamente y hay que decirlo, porque hasta aquí hemos llegado", afirmó el presidente de Foment. Andreu Cruañas, de la patronal de las ETT, resaltó que las medidas del Ejecutivo "están vaciando la representación social de la CEOE y a los sindicatos les pasa lo mismo". Incluso, la patronal de las ambulancias propuso hacer una rueda de prensa para reflejar el enfrentamiento con el Gobierno. Pedro Fernández Alén, presidente de la patronal de las constructoras (CNC), pidió "contundencia" con el Ejecutivo.

(Expansión, 28-05-2024)

03/06/2024|