Cómo es la propuesta del Gobierno para hacer compatible tener un salario y cobrar el paro

La protección pública de desempleo está dirigida a las personas trabajadoras en edad laboral que pierden su empleo, ven suspendido su contrato laboral o sufren una reducción de jornada. Esta protección puede ser total, cuando se deja de trabajar completamente, o parcial, cuando la jornada laboral se reduce entre un 10% y un 70%, con una correspondiente reducción salarial.

La prestación puede ser contributiva o asistencial. En el caso de la prestación contributiva, el Estado "paga" a los desempleados en función de lo cotizado previamente. La prestación asistencial, por otro lado, se otorga en situaciones específicas: haber agotado la prestación contributiva y tener responsabilidades familiares, ser mayor de 45 años sin responsabilidades familiares tras agotar la prestación contributiva, ser trabajador español emigrante retornado de países fuera del Espacio Económico Europeo, o ser mayor de 52 años, cumpliendo con los requisitos establecidos.

Para acceder a la prestación contributiva, popularmente conocida como "el paro", en caso de rescisión de contrato, despido o reducción de jornada y salario entre un 10% y un 70%, se deben cumplir los siguientes requisitos: Estar inscrito en la Seguridad Social en España y cotizar por desempleo. Haber cotizado un mínimo de 360 días en los 6 años anteriores a la situación de desempleo. Ser mayor de 16 años y no haber alcanzado la edad ordinaria de jubilación. Estar inscrito como demandante de empleo en el servicio público de empleo, buscar trabajo activamente y estar dispuesto a aceptar empleos adecuados para tener derecho a la prestación.

La cuantía de la prestación se calcula según la base reguladora, que es el promedio de las bases de cotización por desempleo de los últimos 180 días trabajados, excluyendo las horas extraordinarias. Si se encuentra en situación de desempleo total, la prestación por desempleo otorga el 70% de la base reguladora durante los primeros 180 días y el 50% a partir del día 181. La duración de la prestación varía entre 120 y 720 días, dependiendo del tiempo cotizado a la Seguridad Social en los 6 años precedentes.

La cuantía de la prestación está sujeta a unos límites establecidos y varía según el número de familiares a cargo del desempleado. Se calcula en función del Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM), un índice de referencia en España para la concesión de ayudas.

Sin hijos, se cobra entre un mínimo del 80% del IPREM, incrementado en una sexta parte (560,00 EUR/mes), y un máximo del 175% del IPREM, también incrementado en una sexta parte (1.225,00 EUR/mes). Con hijos, el valor mínimo asciende al 107% del IPREM, incrementado en una sexta parte (749,00 EUR/mes). Con un hijo, se cobra el 200% del IPREM, incrementado en una sexta parte (1.400,00 EUR/mes), y con dos hijos, el máximo del 225% del IPREM, incrementado en una sexta parte (1.575,00 EUR/mes).

En caso de desempleo por pérdida de un trabajo a tiempo parcial, la prestación se calculará en proporción a la reducción de la jornada de trabajo. Los mínimos y máximos se ajustarán proporcionalmente aplicando el mismo porcentaje que la jornada realizada sobre la jornada habitual de la empresa.

(Expansión, 28-05-2024)

03/06/2024|