El problema de la vivienda amenaza el crecimiento económico

La gravedad del problema de acceso a la vivienda va más allá del sector inmobiliario y amenaza con afectar a la economía española. Esta advertencia es una de las principales conclusiones de la Memoria Socioeconómica y Laboral 2023, elaborada por el Consejo Económico y Social (CES), y presentada por su presidente, Antón Costas, y José Ignacio Conde-Ruiz, responsable de la Comisión de Trabajo que redactó el informe, este jueves en la sede del organismo en Madrid. Otra preocupación destacada en el informe es que más de una cuarta parte de la población (26,5%) está en situación de pobreza y riesgo de exclusión social, a pesar de la mejora del mercado laboral y el buen desempeño financiero del país. Ambos responsables han calificado esta situación de "inaceptable".

"Aunque, en general, podemos sentirnos satisfechos con la evolución de la economía española en 2023, también hay elementos que representan importantes advertencias para la sostenibilidad de este progreso. Entre ellos, el problema de la vivienda podría terminar asfixiando el buen desempeño de la economía y el mercado laboral", reflexionó Antón Costas. "No estoy diciendo que pueda causar una crisis económica, pero sí que puede afectar a otras actividades y sectores, como el turismo", añadió.

Conde-Ruiz, por su parte, destacó que la memoria también relaciona los problemas del sector inmobiliario con fenómenos como la movilidad de las personas y, por ende, de los trabajadores. "La vivienda influye en la eficiencia, ya que la movilidad es esencial; si no hay viviendas, nadie se desplazará a los lugares donde se necesitan trabajadores, por mucho que los salarios sean altos", señaló.

El economista recordó que las economías de aglomeración -donde varias empresas coexisten en una misma ciudad, y la concentración de trabajadores genera servicios y negocios alrededor- son "un fenómeno global" que actualmente se da en algunas áreas en detrimento de otras, lo que puede generar "cuellos de botella". Ambos intervinientes justificaron la falta de una evaluación de los efectos de la Ley de Vivienda, aprobada hace un año, porque aún no ha pasado el tiempo suficiente para realizar un análisis "contundente y con datos".

La memoria completa, de 509 páginas, distribuida en varios bloques, analiza desde el comportamiento macroeconómico de las finanzas del país en el último ejercicio hasta el impacto de las políticas sociales en el bienestar de los ciudadanos. En este sentido, Costas sentenció que la pobreza "no es solo un problema moral", sino también económico, ya que, según diversos estudios internacionales, "las inversiones en la infancia son las que presentan mayores tasas de retorno"; y político, porque "se está impidiendo el desarrollo de una cuarta parte de la población del país".

El informe del CES también indica que el consumo en los hogares españoles se mantuvo fuerte a pesar del aumento de los tipos de interés y los altos precios, gracias a la mejora del empleo y los salarios, la confianza del consumidor y el acceso al crédito. No obstante, señala que "la inversión sigue débil", ya que aún no se han recuperado los niveles prepandemia. Se espera que esto mejore con el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR) y una disminución de la incertidumbre.

En el ámbito laboral, el informe detalla que 2023 fue un año positivo, con récords de empleo y reducción del desempleo, y con mejoras salariales gracias al V Acuerdo por el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC). Un pacto bilateral, alcanzado entre sindicatos y patronales, que según Costas ha demostrado ser "muy poderoso" por los distintos efectos positivos que ha tenido en la economía -como el aumento del gasto-, y que muestra cómo el diálogo social es un "activo intangible importantísimo para el buen funcionamiento de la economía y la sociedad".

Sobre el hecho de que el año pasado se alcanzaron menos acuerdos tripartitos, Costas restó importancia, atribuyendo la actual "sequía" a un "cambio de ciclo". Sin embargo, el presidente del CES insistió en que las conversaciones entre los representantes de los trabajadores y los empresarios -cuyas principales organizaciones están representadas dentro del órgano consultivo del Gobierno en materia socioeconómica y laboral y, por tanto, comparten las conclusiones presentadas en este informe- siguen siendo fluidas y eficaces.

(La Vanguardia, 31-05-2024)

03/06/2024|