Hacienda embargará a las empresas los pagos de sus clientes por TPV para cobrar deudas en 24 horas

Hacienda está acelerando los embargos a empresas, pymes y autónomos mediante la digitalización de la orden que envía a los bancos para que retengan cualquier pago que reciban los profesionales a través del datáfono o TPV (Terminal en Punto de Venta). Así, la Agencia Tributaria podrá enviar de forma digital a los bancos y proveedores de servicios de pago las diligencias de embargo cada noche entre las 00:01 y las 03:00 horas, y las entidades deberán retener el dinero antes de las 09:00 horas del día siguiente. Posteriormente, deberán ingresarlo en el Tesoro en un plazo máximo de tres días.

Esto ha sido aprobado por el Ministerio de Hacienda en una resolución del 13 de mayo, publicada este miércoles en el BOE y que entra en vigor este jueves.

Hacienda podrá enviar estas diligencias digitales a las entidades para que embarguen los ingresos que reciban los profesionales de sus clientes a través del datáfono por la cantidad adeudada. El fisco solo ordenará el embargo si la deuda está en fase de ejecución y siempre que supere los tres euros.

Es importante destacar que la Agencia Tributaria ya embargaba los TPV de los profesionales en caso de deuda, y la novedad de esta resolución radica en que ahora la orden se dará de manera online para agilizar su ejecución. De hecho, desde 2016 Hacienda ya emite diligencias digitales a las entidades de crédito para embargar el dinero de las cuentas e imposiciones a plazo de los deudores, y ahora extiende esta técnica a los embargos de TPV.

Una vez que el banco reciba la orden, podrá retener cualquier pago realizado mediante tarjeta de crédito, débito, prepago o monedero de pago virtual en virtud del contrato que tenga con el deudor.

Además, si la entidad no puede realizar el embargo porque el profesional o la empresa ha cancelado el contrato, deberá informarlo a la Agencia Tributaria. También deberá comunicar cualquier otra incidencia que imposibilite la retención, como un bloqueo judicial de las operaciones de pago o si el titular del contrato se encuentra en concurso de acreedores.

La Dirección General de la Agencia Tributaria justifica que el TPV, tanto físico como online, es un sistema utilizado por la mayoría de la población debido a su adaptación a los avances tecnológicos y al crecimiento exponencial de los medios de pago electrónicos.

Por tanto, concluye que el contexto de crecimiento de los pagos electrónicos, junto con los resultados favorables obtenidos en el embargo por medios telemáticos de otros tipos de diligencias, hace necesario extender el uso de estas técnicas a los embargos de TPV.

Cabe recordar que Hacienda ya mencionó el año pasado en su informe sobre la evaluación de la Ley contra el fraude fiscal que se plantea la posibilidad de obligar a los profesionales y empresas a estar al corriente de sus obligaciones tributarias para poder tener una TPV.

(El Economista, 30-05-2024)

03/06/2024|