La reducción de la jornada laboral se estanca ante la falta de apoyos del Gobierno

La última reunión sobre la reducción de la jornada laboral de 40 a 37,5 horas semanales, celebrada esta semana entre el Ministerio de Trabajo y los agentes sociales, estuvo marcada por la tensión entre la CEOE, Cepyme, los sindicatos y el Ministerio, y no se vislumbró ningún acuerdo. Este desencuentro se debe, en parte, a que el Ministerio ha ignorado el diálogo social en decisiones importantes, como la prevalencia de los convenios colectivos autonómicos sobre los estatales y sectoriales, y la inclusión de Pimec en el Consejo Económico y Social (CES). Además, las perspectivas de que la reducción de la jornada prospere son aún más escasas debido a la falta de apoyos del Gobierno en el Congreso, una situación que probablemente no se resolverá hasta después de las elecciones europeas, una postura similar a la de la CEOE.

El Gobierno de coalición ha encadenado doce votaciones fallidas en la Cámara Baja desde la investidura de Pedro Sánchez, una racha que no se rompió ni siquiera con la aprobación de la Ley de Amnistía. En esta ocasión, la principal afectada por el revés fue la vicepresidenta Yolanda Díaz. Durante el mismo Pleno en el que se aprobó la Ley relacionada con el 1-O, Junts y PNV se negaron a apoyar una norma que exigía mayor transparencia sobre beneficios a los sindicatos durante la negociación de convenios colectivos.

Semanas antes, otras iniciativas de la vicepresidenta, como la inclusión de representantes de los trabajadores en los consejos de administración, también fracasaron. En el caso de la jornada laboral de 37,5 horas, los obstáculos para este proyecto estrella del Ministerio de Trabajo (junto con la reforma del despido) podrían provenir también del PSOE, su socio de Gobierno.

Fuentes socialistas en el Congreso consideran "probable" que el PSOE aproveche la ocasión para devolver el golpe a Sumar, después de que la estrategia electoral de Yolanda Díaz ante el 9-J pusiera en entredicho a sus socios de Gobierno en el Parlamento. Sumar garantizó su apoyo a las enmiendas a la totalidad presentadas por ERC, Junts y Podemos contra la Ley de Suelo, lo que llevó al PSOE a retirar la propuesta del orden del día del Pleno para evitar una derrota segura. Anteriormente, con el apoyo de Sumar, también fracasó la propuesta socialista de perseguir a proxenetas y clientes de la prostitución.

No parece que los dos socios de Gobierno vayan a resolver sus diferencias pronto. Yolanda Díaz y su partido se juegan mucho en las elecciones europeas, y sufrir otro revés como en las elecciones gallegas, vascas y catalanas podría llevarlos a la desaparición o la irrelevancia.

Por eso, Sumar se esfuerza en distanciarse del PSOE y atraer votos de Podemos, lo que hace imposible un acuerdo sobre la reforma de la jornada laboral. Además, desde el inicio de esta propuesta, la facción socialista en La Moncloa ha mostrado sus reservas sobre los planes de Yolanda Díaz.

En particular, el Ministerio de Economía siempre ha defendido una aplicación "flexible" de esta reducción de horario, considerando las peculiaridades de cada sector y las condiciones ya establecidas en la negociación colectiva.

(El Economista, 31-05-2024)

03/06/2024|