Todos los parados apuntados a las oficinas del Sepe tienen 45 años o más en catorce de cada cien municipios en España

En el 14,3% de los municipios en España, todas las personas inscritas como desempleadas en las oficinas del Servicio Público de Empleo Estatal (Sepe) tienen 45 años o más, según datos del Consejo General de Economistas basados en fuentes públicas y presentados este miércoles. Esta situación se debe a que para cobrar la prestación o el subsidio por desempleo es necesario estar registrado como parado en el Sepe. Por ello, este colectivo, que suele tener derecho a estas prestaciones, se inscribe en las oficinas. En cambio, los jóvenes que no tienen empleo pero no tienen derecho a prestación muchas veces no se registran en el Sepe para buscar trabajo.

Según el Observatorio trimestral del mercado laboral publicado esta semana por Fedea y BBVA Research, basado en datos de la Encuesta de Población Activa, solo entre el 11% y el 12% de las personas en España que buscan empleo utilizan el Sepe como medio para encontrarlo, bajando al 8% en el caso de los jóvenes, que prefieren recurrir a empresas privadas de trabajo temporal.

"Recurrir a los servicios públicos de empleo es el penúltimo método de búsqueda entre las personas desempleadas que buscan activamente empleo, sin importar su edad. El porcentaje es aún menor entre los jóvenes que entre otros grupos", indican los autores del Observatorio.

El método de búsqueda más común es preguntar a familiares o amigos, usado en el 55% de los casos, seguido de consultar anuncios de empleo, actualizar el CV en internet, contactar directamente a las empresas y poner o responder a anuncios de empleo. "Preguntar a familiares o amigos es la forma más utilizada, como suele suceder en los países mediterráneos", señala Florentino Felgueroso, profesor titular de Economía de la Universidad de Oviedo e investigador de Fedea. Él destaca que muchas personas se registran en el Sepe solo para cobrar la prestación: el 47% de los mayores de 45 años, el 35% de los de 25 a 44 años y el 12% de los jóvenes de 16 a 24 años.

"Las oficinas de empleo no son el principal recurso ni tienen por qué serlo, deben mejorar su eficiencia. Sé que quisieran abarcar todo, pero no pueden. Se trata de que hagan bien lo que deben hacer y mejoren. Las oficinas no funcionan bien para ayudar a buscar empleo porque también carecen de información sobre vacantes", añade el experto.

Dado que en España no es habitual utilizar los servicios públicos de empleo para buscar trabajo, existe una notable diferencia entre el desempleo registrado en las oficinas del Sepe y el que recoge la Encuesta de Población Activa.

"El número de desempleados de 45 años o más es mayor en los registros del Sepe que en la EPA. En cambio, los parados entre 16 y 24 años y entre 25 y 44 años son más numerosos en las cifras del INE. La suma de las diferencias por edades entre el paro de la EPA y el registrado ha oscilado en torno a las 870.000 personas desde 2018", explican. De hecho, la mitad de los demandantes de empleo de 45 años o más (1,3 millones) no son considerados como parados en la EPA, mientras que alrededor de 240.000 personas activas según la EPA no están inscritas como demandantes en las oficinas de empleo; un 62% de estas tienen 45 años o más.

(El Mundo, 30-05-2024)

03/06/2024|