Trabajo recortar de un plumazo casi 600 millones en la factura de la reforma del subsidio por desempleo

La nueva versión del real decreto-ley que reforma los subsidios por desempleo ha llegado al Congreso de los Diputados con una sorpresa: a pesar de renunciar al ahorro de eliminar la 'sobrecotización' para la jubilación de los mayores de 52 años e incluir nuevas medidas, como una nueva compatibilidad entre la prestación por desempleo y un empleo, el Gobierno estima que costará 64 millones de euros el primer año. Esto es diez veces menos que la previsión de la versión anterior de la norma, que lo elevaba a 648 millones de euros.

Además, la norma establece que el gasto solo se producirá en el primer año, generando un ahorro de 43 millones de euros en el tercer año y 44 millones de euros en el quinto año. Con el decreto anterior, que fue rechazado por el Congreso en enero, se estimaba un gasto de 177 millones de euros en el tercer año y no se preveía alcanzar un equilibrio presupuestario hasta el quinto año. En ese ejercicio se hubiera desplegado el efecto presupuestario del recorte de 25 puntos porcentuales (del 125% al 100% de la base mínima) de la cotización para la futura jubilación de los beneficiarios del subsidio para parados mayores de 45 años.

El rechazo a esta idea por parte de Podemos, que usó esto para justificar su voto contrario a la primera versión de la norma, resultó en una gran derrota parlamentaria. Esto obligó a la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, a negociar una nueva versión con la patronal y los sindicatos (aunque solo logró acuerdo con estos últimos) que no incluía este polémico apartado.

Por eso, las nuevas cifras recogidas en la memoria de análisis de impacto económico, a las que ha tenido acceso elEconomista.es, han dejado perplejos a los técnicos de los grupos parlamentarios. Ellos observan que la reforma pierde uno de los pilares de ahorro y además incluye nuevas medidas, como la compatibilidad de prestación contributiva de paro y un salario a través de la creación de un "complemento de ayuda para el empleo" (CAE) que beneficiará a unas 200.000 personas, que se suman a otras 230.000 que lo compatibilizarán con un subsidio.

Esta idea ya se introdujo en la primera versión de la norma, pero restringida a los perceptores de las ayudas del nivel asistencial por desempleo. En aquella ocasión se estimó un coste de 613 millones de euros al año. Ahora, incluyendo la compatibilidad con las prestaciones contributivas, se estima un ahorro de 215 millones de euros ya en el primer año. ¿Cómo es posible? Introduciendo nuevas variables que la factura anterior no recogía.

En realidad, si solo contamos el gasto, este aumenta. El nuevo complemento de apoyo al empleo para la prestación contributiva supondría 262 millones de euros. Aunque, como se menciona en elEconomista.es, la nueva norma endurece el encadenamiento de la compatibilidad entre los que cobren la prestación y el subsidio, lo que se traduce en un ahorro en su caso, pasando de los 648 millones previstos inicialmente a 461 millones. El nuevo total del complemento para ambas prestaciones ascendería a 723 millones.

Sin embargo, la nueva contabilidad introduce una previsión de ahorro en prestaciones y subsidios. Este ahorro no solo deriva de adelantar la vuelta total al empleo de estas personas, sino de que el complemento sustituye a la prestación mientras se percibe. Esto supone un ahorro sustancial para el SEPE, que en el caso de las prestaciones se estima en unos 500 euros por persona que trabaje a tiempo completo y en 150 euros para los que compatibilicen un trabajo con un subsidio en las mismas condiciones.

Esto supone que el complemento de apoyo al empleo ahorrará 411 millones anuales en prestaciones y 527 en subsidios, un total de 938 millones. Al restarlos de los 723 millones de gasto adicional, arroja un saldo negativo de 215 millones de euros.

A esto se suma una estimación de ahorro de entre 192 y 200 millones al año en políticas activas gracias a la incorporación de estas personas a un empleo. Además, se considera que estas personas generarán 300 millones de euros más al año en cotizaciones, si bien solo un 7,05% se ingresará como prestaciones por desempleo, lo que supone un ingreso extra de 21,15 millones al año.

Esto eleva la 'ganancia' neta para las arcas públicas generada por la compatibilidad a unos 435 millones de euros al año, que compensan el gasto en los otros cambios en los subsidios.

(El Economista, 30-05-2024)

03/06/2024|