Díaz afrontará en otoño la subida de la indemnización del despido

La OCDE advierte a la vicepresidenta sobre el efecto que tiene proteger demasiado los empleos indefinidos, ya que esto puede desincentivar a las empresas para contratar a este tipo de trabajadores y aumentar la temporalidad laboral.

La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, tiene previsto abordar el tema del despido improcedente "después del verano", como ha señalado durante la campaña para las elecciones europeas del próximo domingo 9 de junio, aunque este anuncio ha pasado desapercibido.

Con esta iniciativa, Díaz, también coordinadora general de Sumar, busca cumplir uno de los principales objetivos de esta legislatura: aumentar la compensación por despido improcedente, considerando no solo los años de servicio en la empresa, sino también los perjuicios, incluso personales, sufridos por el empleado al rescindir el contrato.

Por ejemplo, la compensación podría contemplar situaciones en las que el trabajador debió cambiar de residencia al aceptar el empleo, trasladar a su familia o buscar un nuevo colegio para sus hijos. También se podría considerar el impacto emocional de tener que vivir separado de la familia durante la semana debido al trabajo.

La intención de Díaz es que los empresarios no puedan calcular de antemano el costo de despedir a un trabajador en caso de que el despido sea considerado improcedente. Según ella, reformar el sistema de despido en el país significa hacerlo más justo y reconocer que los derechos de los trabajadores no deben ser predecibles, siguiendo la doctrina europea.

Actualmente, la indemnización por despido improcedente está fijada en 33 días de salario por año trabajado, con un máximo de dos años de salario. Sin embargo, Díaz busca aumentar esta compensación, aunque puede enfrentar resistencia tanto del ala socialista del Gobierno como de los empresarios.

La OCDE, en su informe sobre la productividad en España, ha advertido a Díaz sobre los posibles efectos de esta medida, señalando que una protección excesiva del empleo indefinido puede no solo reducir los despidos, como se esperaba con la reforma laboral, sino también los incentivos para contratar a estos trabajadores.

(Expansión, 06-06-2024)

10/06/2024|