El BCE da el pistoletazo de salida a las bajadas de tipos

El momento ha llegado. Después de meses de espera, mañana el Banco Central Europeo (BCE) reducirá sus tipos de interés en 25 puntos básicos, situándolos en el 4,25%. Esto ha sido confirmado por varios miembros del Consejo de Gobierno, quienes han resaltado que solo sería posible "si no hay sobresaltos".

No ha habido imprevistos y, con la reducción de las tasas, el BCE iniciará un camino hacia la relajación monetaria, algo que no ocurría desde marzo de 2016, cuando bajó el tipo de interés del 0,05% al 0%. La tasa de depósito también se redujo por última vez en septiembre de 2019.

La decisión del BCE es clara. Existe consenso en el banco central sobre la capacidad de reducir ligeramente la presión monetaria sin riesgo de que la inflación, cercana al objetivo del 2%, se dispare nuevamente. Sin embargo, la incertidumbre más allá de mañana sigue siendo alta.

Los miembros del BCE esperan que la inflación se mantenga en torno al 2,4%, con algunos altibajos, hasta que en 2025 se logre retornar al 2%. Para no alterar este panorama, examinarán minuciosamente los datos entrantes y tomarán decisiones con un alto nivel de prudencia, lo que implica que los recortes serán más pausados.

Por ahora, y considerando la mejora de los datos macroeconómicos reflejada en los últimos PMI europeos, parece que el BCE evitará anunciar una serie de reducciones de los tipos de interés. En cambio, la presidenta, Christine Lagarde, podría indicar que se ajustarán según la evolución de la inflación, como ha señalado anteriormente.

"Incluso después de la primera bajada de tipos, no podemos comprometernos de antemano con una senda concreta de tipos", mencionó Lagarde hace un par de meses. Esta postura no solo se ha mantenido, sino que se ha consolidado en el Consejo de Gobierno. El BCE también estará influenciado por las decisiones de su contraparte estadounidense, la Reserva Federal. Aunque Lagarde haya reiterado que no dependen de la Fed, posibles retrasos en las reducciones de tipos en Estados Unidos podrían ralentizar el proceso en la zona euro.

Los expertos en política monetaria prevén tres reducciones de tipos por parte del BCE este año: junio, septiembre y diciembre, llevando el tipo principal de refinanciación al 3,4%, considerando también el ajuste técnico del marco operativo tras el verano. Sin embargo, cada vez más analistas prevén solo dos reducciones, en junio y diciembre, hasta el 3,65%, incluyendo el ajuste técnico.

La posibilidad de que solo se produzcan dos recortes es la que actualmente contempla el mercado de futuros sobre los tipos de interés. Este indicador de sentimiento de los inversores es mucho más volátil que las predicciones de los expertos, pero se ajusta en tiempo real. En cualquier caso, la incertidumbre es alta y no se espera que Lagarde pueda aclarar mucho más la próxima semana.

(Expansión, 05-06-2024)

10/06/2024|