El crédito al consumo supera los 100.000 millones por primera vez desde 2009

El crédito al consumo ha superado los 100.000 millones de euros en saldo vivo por primera vez desde 2009. Según datos del Banco de España, al cierre de abril, esta forma de financiación para las familias ha registrado un aumento interanual del 6,2%, justo después de Semana Santa y antes de que los gastos suban durante la temporada estival. Este incremento significativo no se veía desde abril de 2022, cuando la inflación superaba el 8% y el efecto de la comparación interanual era crucial para interpretar los datos.

En los últimos meses, y desde que la inflación comenzó a subir hace casi dos años, las familias han visto reducida su renta disponible mes a mes y han optado por este tipo de financiación para mantener su consumo. Esto se debe a que la financiación al consumo ha sido la menos afectada por el aumento de los tipos de interés. Los datos más recientes del Banco de España muestran que el interés de estos créditos ha subido del 6,10% al 7,78% TEDR -similar a la TAE sin incluir comisiones- entre diciembre de 2021 y marzo pasado. En comparación, el TEDR de las nuevas hipotecas ha aumentado del 1,39% al 3,49% y del 1,8% al 5,68% en la financiación a empresas.

Aunque estas cifras siguen siendo superiores a las anteriores al aumento de los tipos, las expectativas de una disminución en los mercados para este año han hecho que los costes de esta financiación se reduzcan gradualmente.

Las altas cifras de nuevas contrataciones y, en consecuencia, del saldo vivo, llegan en un momento en el que la inflación -aunque ahora más controlada, pero elevada durante meses- se ha establecido como un telón de fondo, y las familias españolas han recurrido al crédito al consumo. Este sigue siendo uno de los recursos preferidos para financiarse a pesar del aumento de los tipos de interés y su repercusión en los costes.

Se anticipa que las cifras del saldo vivo de este tipo de financiación seguirán creciendo en los próximos meses, ya que la llegada del verano suele incrementar los gastos, especialmente en un año en el que los precios de las vacaciones volverán a alcanzar niveles récord.

Aunque los datos del Banco de España no detallan el propósito de estos préstamos al consumo, estudios de terceros indican que la financiación al consumo por necesidad ha disminuido, mientras que los préstamos para ocio han aumentado. Según el VI Barómetro de préstamos al consumo de la asociación de usuarios financieros Asufin, el destino de los préstamos al consumo que más ha crecido es el de viajes y vacaciones, subiendo 2,3 puntos porcentuales, del 9,9% en 2023 al 12,2% este año. La tendencia de viajar más y a destinos lejanos ha llevado a financiar parte o la totalidad de los gastos, principalmente vuelos. De hecho, muchas aerolíneas han firmado acuerdos con financieras para facilitar el pago a plazos de estos productos.

Por otro lado, los préstamos por necesidad han disminuido 2,5 puntos porcentuales, del 27% en 2023 al 24,5% actual. Según la asociación de usuarios financieros, este descenso es una buena noticia, ya que aunque siguen siendo el motivo principal, estos préstamos son generalmente más arriesgados para el consumidor. Una vez agotado el dinero del préstamo, si no ha resuelto el problema que motivó su solicitud, puede llevar a una deuda y, en consecuencia, a un gasto mayor.

En contraste, la cartera hipotecaria sigue estancada, cerrando abril con 494.265 millones de euros, lo que supone una caída del 2,1% interanual. La cifra absoluta casi no ha variado respecto al mes anterior, el primero en que la cartera de préstamos para adquisición de vivienda mostró un repunte desde el inicio del aumento de los tipos hace casi dos años.

Ahora, con el cambio en las expectativas de tipos de interés y el regreso de la competencia entre bancos por nuevos clientes hipotecarios, las entidades miran los próximos meses con optimismo.

(El Economista, 04-06-2024)

10/06/2024|