Hernández de Cos abandona la jefatura del Banco de España

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, finalizará su mandato de seis años el próximo martes, 11 de junio, y el Gobierno aún no ha decidido quién será su reemplazo. Aunque el plazo para su cese termina la semana próxima, los estatutos del Banco de España permiten que la subgobernadora pueda asumir el cargo de manera interina hasta que se designe a un nuevo gobernador o gobernadora, algo que el Gobierno también considera.

El ministro de Economía, Comercio y Empresa, Carlos Cuerpo, ha manifestado públicamente que tiene una lista de posibles candidatos para suceder a Hernández de Cos, incluyendo varias mujeres, aunque ha destacado que aún hay tiempo para tomar la decisión. Cuerpo ha elogiado el "excelente trabajo" realizado por Hernández de Cos durante su mandato.

Tradicionalmente, el PP y el PSOE llegaban a un acuerdo no escrito para renovar la cúpula del Banco de España, donde el partido en el Gobierno nombraba al gobernador y el principal partido de la oposición al subgobernador. Sin embargo, esta vez, con la falta de entendimiento entre ambos partidos, el Gobierno ha vinculado este pacto a la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), bloqueado por el PP durante cinco años y medio.

El vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Luis de Guindos, ha apoyado la idea de repetir el acuerdo no escrito entre el Gobierno y el principal partido de la oposición, que en el pasado permitió renovar la cúpula del Banco de España. De Guindos recordó que en su época como ministro de Economía en 2012, se llegó a un acuerdo con el PSOE donde el Gobierno nombró a Luis María Linde como gobernador y el principal partido de la oposición a Fernando Restoy como subgobernador.

Mientras el Gobierno toma una decisión, Hernández de Cos, en su última intervención en el Congreso de los Diputados, dejó tareas pendientes para su sucesor. Este tendrá que analizar la OPA hostil del BBVA sobre el Banco Sabadell desde la perspectiva de la solvencia, así como afrontar varios retos económicos de España, como impulsar el crecimiento de la productividad, reducir la elevada tasa de paro estructural, garantizar la sostenibilidad de las cuentas públicas, disminuir las vulnerabilidades de ciertos segmentos de hogares en relación con la accesibilidad a la vivienda, enfrentar los desafíos de la transición ecológica y seguir reforzando la capacidad de resiliencia del sistema financiero.

Hernández de Cos advirtió que la capacidad de crecimiento de la economía española en los próximos años estará muy condicionada por estos retos estructurales y señaló que la falta de consensos, en un contexto de elevada fragmentación política, dificultará el diseño e implementación de las reformas necesarias y el plan de consolidación fiscal que España necesita, lo que afectará negativamente las perspectivas de crecimiento económico.

También alertó sobre el deterioro de la confianza de los ciudadanos en las instituciones desde la crisis financiera internacional, una tendencia que ha sido especialmente notable en España.

En su despedida del Congreso de los Diputados, Pablo Hernández de Cos expresó que "ha sido un orgullo" ser gobernador y agradeció la labor de economistas, inspectores y demás empleados del Banco de España. Aseguró sentirse "satisfecho" con el trabajo realizado durante su mandato, marcado por "perturbaciones" como la pandemia, la guerra de Ucrania y la crisis inflacionista y de precios de la energía "sin precedentes" en la historia moderna de Europa.

(El País, 10-06-2024)

10/06/2024|