La rebaja de tipos tendrá un suave impacto en las hipotecas

Las entidades financieras ya habían anticipado mejoras en los precios y no reaccionarán de manera inmediata. La reducción de los tipos de interés al 4,25% en la eurozona tendrá un impacto limitado a corto plazo en el precio de las hipotecas, que ya se encuentran en niveles muy competitivos. Esto se debe a que el recorte de 25 puntos básicos ya estaba plenamente descontado y el Banco Central Europeo (BCE) no ha clarificado cuál será su hoja de ruta para el resto del año en la reunión de ayer.

Por lo tanto, no se esperan cambios sustanciales en la estrategia hipotecaria de las entidades financieras, que ya se habían adelantado en los últimos meses al cambio de ciclo monetario. En algunos casos, han mejorado significativamente las condiciones de sus préstamos para la compra de vivienda. En este contexto, la futura evolución de los precios de las hipotecas dependerá de la rapidez con la que bajen los tipos de interés, algo que actualmente es incierto y dependerá de los próximos datos de inflación y salarios en la zona euro.

Hay bastante división de opiniones entre los expertos. Algunos creen que puede haber una reducción adicional de 25 puntos básicos en diciembre, mientras que otros apuestan por dos recortes, en septiembre y en el último mes del año. En el escenario más optimista, "podríamos terminar este 2024 con los tipos de interés oficiales situados en torno al 3,75%. Esto allanaría el camino para 2025, que sería un buen año para hipotecarse", asegura Simone Colombelli, de iAhorro. Pero, a corto plazo, el experto prevé movimientos leves a la baja de los precios, limitados a las entidades que se han quedado más rezagadas en precio.

Este primer tercio de 2024 ya ha mostrado una gran batalla en la competencia entre los bancos por ofrecer las mejores condiciones del mercado. En medio de esta feroz competencia, los últimos movimientos los han protagonizado grandes grupos como Bankinter, Banco Sabadell y Openbank. En estos momentos, hasta cinco entidades están ofreciendo precios a tipo fijo con máxima bonificación por debajo del 3,5%. A tipo variable, hasta tres bancos presentan diferenciales sobre el euríbor inferiores al 0,5%. Tipos muy agresivos que se suman también a los que la banca ofrece a tipo mixto, la modalidad favorita ahora de los compradores de casas.

En cualquier caso, la evolución del euríbor será clave para determinar hasta qué punto pueden seguir bajando los precios de las hipotecas. A doce meses, el tipo diario del índice hipotecario bajó ayer ligeramente (antes de la reunión del BCE) hasta el 3,684%, mientras que la media mensual de junio se sitúa en el 3,70%, ligeramente por encima del 3,68% al que cerró mayo. El euríbor ha mostrado una gran volatilidad en el primer tercio del año, reflejando las crecientes dudas sobre el ritmo de caída de los tipos.

El índice bajó en enero, subió en febrero y marzo ante las expectativas de un recorte de los tipos de interés en la zona euro inferior al previsto, se relajó suavemente en abril y mayo y ahora está en tierra de nadie a la espera de valorar el mensaje del BCE. La fintech Ebury prevé tres rebajas del precio del dinero a lo largo de 2024, lo que llevaría el euríbor a niveles entre el 3% y el 3,5% al finalizar el año.

Asufin cree que el índice cerrará el año en un 3%, lo que supondrá un descenso en las cuotas mensuales de unos 38 euros y cerca de 460 euros al año. Por su parte, Kelisto estima que puede finalizar el primer semestre en torno al 3,5%, para luego acelerar el ritmo de caída hasta alrededor del 3% en diciembre.

(Expansión, 07-06-2024)

10/06/2024|