Los empleados pueden reclamar las pagas extra que su jefe prorrateó ilegalmente aunque ya las hayan cobrado

Las empresas no pueden dividir las pagas extraordinarias de los trabajadores si el convenio colectivo lo prohíbe, ni siquiera acordar esta modalidad de pago con los empleados. Si se incumple el convenio, los trabajadores pueden reclamar estas pagas, incluso si ya las han recibido prorrateadas en la nómina mensual.

Esto se desprende de una reciente sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Canarias, que ordena a una empresa de Las Palmas a pagar a un trabajador despedido tres pagas extras que no se incluyeron en su finiquito. Aunque en la práctica se aceptó el prorrateo, el convenio colectivo lo prohibía expresamente. Por ello, el tribunal considera que cualquier pago prorrateado es "salario ordinario" y permite al trabajador despedido cobrar las pagas de forma separada.

Según los hechos probados, el trabajador, que se desempeñaba como albañil desde hacía casi tres años para una empresa de construcción, informó el 7 de junio de 2023 a una administrativa que quería renunciar y le pidió que preparara los documentos para firmar al día siguiente. Sin embargo, no se presentó al día siguiente y la administrativa intentó contactarlo sin éxito durante varios días.

El albañil se dio de baja por un "trastorno de ansiedad generalizado" el 8 de junio, sin informar a su empleador. La baja se extendió hasta finales de agosto.

La empresa envió un burofax el 15 de junio, durante la baja, solicitando la firma de la documentación y un talón bancario para cobrar las cantidades adeudadas, dando al trabajador un plazo de veinticuatro horas para presentarse.

El 21 de junio, la empresa procedió a despedirlo debido a su ausencia injustificada de diez días, calificándola de "clara indisciplina" y "quebranto de las obligaciones más elementales de cualquier trabajador".

Meses después, el Juzgado de lo Social número 2 de Puerto del Rosario (Fuerteventura) declaró el despido como improcedente y condenó a la empresa a readmitir al trabajador o indemnizarlo con 6.687,63 euros, pero desestimó una reclamación adicional de tres pagas extraordinarias, argumentando que ya se habían pagado prorrateadas de acuerdo con los superiores.

En la siguiente instancia, el tribunal autonómico falló a favor del trabajador, ordenando el pago de 4.216,86 euros por las pagas extraordinarias, más un interés por mora del 10%.

El recurso se basó en que el convenio general de la construcción, aplicable al caso, prohibía expresamente el prorrateo de las pagas extraordinarias. El tribunal concluyó que esta prohibición era inexcusable y que el prorrateo se consideraba "salario ordinario" durante el periodo en que se aplicó incorrectamente, lo cual fundamentó la reclamación del trabajador.

La sentencia también menciona otro fallo del mismo tribunal, que respetó la prohibición del convenio colectivo incluso cuando el trabajador había solicitado expresamente el prorrateo de las pagas extras.

En consecuencia, la sentencia establece que no cabe la "compensación ni absorción" estimada por el juzgado de instancia, ya que el prorrateo estaba expresamente prohibido. Por lo tanto, la empresa debe pagar las pagas extraordinarias reclamadas, que ascienden a 4.216,86 euros, más el interés por mora.

(Cinco Días, 07-06-2024)

10/06/2024|