Casi la mitad (48%) de los españoles coincide que el apoyo al emprendimiento en España no es suficiente

El emprendimiento en España enfrenta numerosos obstáculos que dificultan el desarrollo de nuevos negocios. En el imaginario colectivo, se percibe que el contexto español no es el más adecuado para iniciar un negocio debido a varios factores, como la falta de una cultura empresarial arraigada, la escasez de conocimientos en gestión y capacidad financiera, y el insuficiente apoyo institucional, según el informe de CEOE y la consultora GAD3 "El Emprendimiento en España".

Los datos revelan que casi la mitad (48%) de los españoles considera que el apoyo al emprendimiento en España es insuficiente. Los emprendedores identifican como principales barreras los impuestos (87%), la financiación (77%) y los trámites burocráticos (77%). Para los jóvenes emprendedores, los mayores desafíos son el acceso a la financiación (79%) y la formación/información disponible para desarrollar el proyecto empresarial (67%). Estos factores crean un entorno hostil que desanima a los potenciales emprendedores a lanzar sus proyectos.

España carece de una sólida tradición empresarial como otros países de su entorno. Esta falta de una cultura emprendedora establecida implica que muchas personas no ven el emprendimiento como una opción viable o deseable. A esto se suma la carencia de programas educativos y de formación que preparen adecuadamente a los futuros emprendedores para enfrentar los retos de gestionar un negocio.

Los jóvenes emprendedores, en particular, enfrentan desafíos adicionales, como el acceso a la financiación (79%) y la formación/información disponible para desarrollar su proyecto empresarial (67%). A pesar de estas barreras, nueve de cada diez jóvenes emprendedores volverían a elegir ser empresarios como su salida profesional, lo que demuestra un fuerte espíritu emprendedor entre la juventud española. A pesar de los desafíos, el informe resalta algunos aspectos positivos en el ecosistema emprendedor español. Casi el 60% de la población cree que la sociedad española tiene una visión positiva o muy positiva del emprendimiento. Además, el 20% de los jóvenes menores de 30 años ha emprendido una actividad empresarial por su cuenta, y seis de cada diez emprendedores han tenido una experiencia positiva con su profesión.

La autonomía (17%), la vocación (15%) y ser su propio jefe (13%) son los principales motivos para llevar a cabo un proyecto empresarial propio. Entre los jóvenes, destaca la posibilidad de mejorar las condiciones laborales (24%), mientras que las mujeres emprendedoras valoran la facilidad para conciliar la vida laboral y personal.

El sentimiento de satisfacción es mayoritario entre los emprendedores (62%), con una valoración especialmente positiva entre los jóvenes (75%) y más moderada entre las mujeres (58%). No obstante, la incertidumbre, el riesgo de entrar en pérdidas y el alto grado de responsabilidad son aspectos desfavorables mencionados por los emprendedores.

Para mejorar el entorno emprendedor en España, los emprendedores consideran que los incentivos fiscales y las subvenciones (54%) son las medidas más relevantes. Además, la formación es un factor clave, especialmente para los jóvenes (30%). También se destacan oportunidades como el desarrollo de nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TIC) y la existencia de centros de apoyo a la iniciativa emprendedora.

(El Economista, 08-07-2024)

08/07/2024|