El Gobierno endurecerá de forma urgente los requisitos para el alquiler temporal

El Ministerio de Vivienda ha detectado un crecimiento significativo en los últimos meses de dos fenómenos que reducen la oferta de vivienda residencial y encarecen este recurso esencial: el alquiler turístico y el temporal. En las últimas semanas, se han anunciado medidas para abordar el primero, como la modificación de la Ley de Propiedad Horizontal, permitiendo que las comunidades de propietarios decidan sobre la presencia de pisos turísticos. Respecto al segundo fenómeno, la ministra Isabel Rodríguez adelantó ayer una nueva medida: un real decreto que, de manera urgente, endurecerá los requisitos para celebrar contratos de alquiler temporal. Este anuncio se hizo tras una reunión con el grupo de trabajo para la regulación del alquiler de temporada, creado por mandato de la Ley de Vivienda y compuesto por expertos del sector.

Rodríguez explicó que el decreto, que se espera presentar al Gobierno antes de finalizar el verano, regulará la causalidad del arrendamiento mediante el desarrollo del artículo 3 de la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU), que regula los arrendamientos para uso distinto al de vivienda. Esto significa que se establecerá claramente la motivación del contrato y su duración. Por ejemplo, si el motivo es cursar un posgrado de dos años, el contrato de alquiler temporal cubrirá ese periodo.

El objetivo es evitar que un contrato de alquiler temporal oculte uno residencial, combatiendo así un posible fraude de ley. El Gobierno ha observado que este fenómeno podría estar utilizándose para eludir la Ley de Vivienda, la cual impone límites a los incrementos de precio en la renovación de alquileres residenciales. Desde la aprobación de esta ley, se ha incrementado la práctica de disfrazar arrendamientos de vivienda habitual como contratos temporales.

La empresa de gestión de arrendamientos Alquiler Seguro ha confirmado un aumento significativo de propietarios interesados en explorar la opción de contratos de alquiler temporal, aunque en realidad se trate de residenciales. El portal inmobiliario Idealista también ha observado un incremento del 56% en los anuncios de alquileres temporales durante el primer trimestre de este año, representando el 30% de la oferta en ciudades como Barcelona y San Sebastián, mientras que los alquileres residenciales han disminuido un 15%. Sin un incremento de la demanda que justifique este cambio, combatir eficazmente este fraude podría evitar una reducción tan drástica de la oferta de alquiler residencial y disminuir la presión en el mercado inmobiliario.

"Es fundamental establecer todos los mecanismos para evitar burlar la LAU y mantener los alquileres de temporada para su propósito real: atender a personas que, por razones laborales o académicas, necesitan un alquiler distinto al de su residencia habitual. Debemos poder acreditar esa causalidad al formalizar el contrato, al igual que se requiere una nómina o historial laboral, para evitar este fenómeno que está tensionando el mercado del alquiler residencial y elevando los precios, similar a lo que ocurre con los alojamientos turísticos", resumió la ministra de Vivienda.

El grupo de trabajo incluyó al Consejo General de los Colegios Oficiales de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria de España. Sus representantes, al salir de la reunión, destacaron la necesidad de un despliegue reglamentario para preservar el alquiler de temporada. Jaime Cabrero, presidente del Coapi de Madrid, subrayó la importancia de que los contratos respeten esta causalidad y que, a partir de ahí, "puedan durar seis meses, un año, dos, lo que sea necesario". La Federación de Asociaciones de Empresas Inmobiliarias (Fadei), también participante, consideró el decreto "un paso más para lograr un mercado de alquiler de temporada efectivo, transparente y sin comportamientos fraudulentos".

Además, la ministra explicó que los arrendamientos de temporada deberán registrarse, junto con los alquileres turísticos, en un registro adaptado a un reglamento europeo para promover la transparencia en los alquileres distintos a la vivienda. Rodríguez había anticipado el lanzamiento de esta plataforma para alquileres turísticos antes de 2025, a la que también se sumarán los temporales. Esta medida permitirá detectar fraudes, ya que "uno no puede tener la vivienda en temporal y en turístico al mismo tiempo, porque entonces algo no está bien". Según Rodríguez, es fundamental preservar el derecho a una vivienda digna.

(Expansión, 04-07-2024)

08/07/2024|