El paro baja de los 2,6 millones en un junio de récord de empleo con casi 21,4 millones de afiliados

El mercado laboral comienza a activarse con la llegada del verano. Junio, el mes que da inicio oficial a la temporada estival, ha logrado una cifra histórica de afiliación en España, acercándose a los 24 millones de cotizantes. Además, en el sexto mes del año, el desempleo se redujo por debajo de los 2,6 millones de personas, algo que no ocurría desde agosto de 2008, impulsado principalmente por el sector servicios.

El crecimiento del empleo es común con el inicio del verano, lo que dinamiza el mercado laboral. Los 71.095 nuevos afiliados a la Seguridad Social en junio -más de 60.000 solo en hostelería y comercio- elevaron el total a 21.392.889, marcando un nuevo récord. Ese mismo mes, el paro registrado disminuyó en 46.783 personas, dejando el total de desempleados en 2.561.067, un nivel no visto desde agosto de 2008.

Los datos presentados por el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones indican que entre el 10 y el 20 de junio se superaron los 21,4 millones de afiliados, manteniéndose la cifra por encima de los 21,3 millones el resto del mes. La destrucción de empleo intradiaria fue menos severa que en mayo, cuando el último día del mes se perdieron 180.000 empleos. El 28 de junio (último día laborable) se restaron 45.000 afiliados, aunque la cifra mantiene el debate sobre la duración de los nuevos empleos creados.

De enero a junio, el sistema ha sumado 556.879 cotizantes, y en el último año, ha ganado 522.949 afiliados en valores medios. En cuanto al paro, ha disminuido durante cinco meses consecutivos, perdiendo 127.775 desempleados en el último año.

La menor cifra de paro en 16 años se logró, sin embargo, con una reducción menor que la de junio de 2023, cuando disminuyó en 50.268 personas, pero superior a la de junio de 2022, mes en el que el desempleo bajó en 42.409 personas. Los demandantes de empleo ocupados (incluyendo los fijos discontinuos) aumentaron en 83.900, más que el año anterior.

Los datos reflejan la influencia del verano y el turismo. Los mayores aumentos de empleo en junio se registraron en hostelería, que ganó 32.030 cotizantes respecto al mes anterior (+2%), y en comercio, con 30.304 afiliados más (+1,1%); entre ambos sectores sumaron casi el 85% del nuevo empleo. Las actividades administrativas añadieron 27.820 nuevos cotizantes (+1,9%), seguidas de las actividades sanitarias (21.129 ocupados más, un aumento del 1,1%).

El final del curso académico hizo que la educación fuera uno de los pocos sectores donde descendió el empleo (-51.645 ocupados), aunque el Ministerio destaca que durante el curso académico 2023-2024, el número de afiliados en el sector creció en 95.908 personas, en comparación con las 38.717 del curso anterior y el promedio de 45.000 registrado entre 2015 y 2019.

En los primeros seis meses del año, la educación fue el sector que más empleo creó, con 155.809 afiliados en total, seguido por los sectores de comidas y bebidas, sanidad, y servicios sociales sin alojamiento. El empleo público creció menos, alrededor de 95.000 personas hasta mayo (último dato disponible), sin contar las jubilaciones, ya que al no estar dentro del sistema de la Seguridad Social, su salida del mercado laboral no se registra como baja, lo que podría "sobreestimar" el crecimiento, según Funcas.

El paro también bajó en junio en todos los sectores económicos, siendo el mayor descenso en los servicios, con 37.025 parados menos (-2%), seguido por la industria (-4.388 desempleados, un 2,1% menos), construcción (donde disminuyó en 2.954 personas, -1,5%), y agricultura (con 267 desempleados menos, -0,3%). El desempleo en el colectivo sin empleo anterior también disminuyó en 2.149 personas (-0,9%).

El aumento de la afiliación se notó tanto en hombres como en mujeres, pero el incremento mensual de afiliados en junio fue mayor entre los hombres, con 62.785 cotizantes más respecto a mayo (+0,5%), frente a un aumento del empleo femenino de 8.310 ocupadas (+0,08%). Así, el número de hombres cotizantes cerró en junio en 11.279.361, y el de mujeres trabajadoras, en 10.113.528, un nuevo récord histórico que las sitúa representando el 47,3% del total de afiliados.

Desde finales de 2019, antes de la pandemia, el empleo femenino ha crecido más que el masculino, aumentando un 11,8%, frente al 7,8% del empleo masculino. En términos interanuales, también crece más la afiliación femenina: un 2,9%, frente al 2,1% de la masculina. Según los datos de la Seguridad Social, cerca del 55% del empleo creado en el último año es femenino.

El mayor margen de mejora del empleo juvenil en comparación con otros grupos de edad hace que continúe mostrando un dinamismo superior a la media. Desde 2019, ha aumentado un 15,5%, 5,9 puntos más que el incremento total de ocupados (+9,6%), y un 16,3% desde la implementación de la reforma laboral, más del doble del incremento total (+7,9%).

Desde la perspectiva del desempleo, si bien el paro retrocedió en junio en ambos sexos, disminuyó más entre las mujeres: el mes pasado, 24.680 mujeres (-1,6%) salieron de las listas del SEPE, en comparación con 22.103 hombres (-2,1%). Con esta actualización, el total de mujeres desempleadas asciende a 1.546.204 (su nivel más bajo en un mes de junio desde 2008) y el de hombres desempleados, a 1.014.863.

(El Periódico, 03-07-2024)

08/07/2024|