Pimec se suma al clamor empresarial contra la ley de reducción de jornada

Las patronales se oponen a una ley que les obligue a pagar lo mismo a sus empleados por menos horas de trabajo. Pimec se ha sumado a las críticas empresariales de los últimos días contra la norma que está negociando el Ministerio de Trabajo en el diálogo social. Esta norma busca reducir el tiempo máximo de trabajo semanal de 40 a 37,5 horas.

A pesar de las diferencias en cuanto a representatividad empresarial, Pimec comparte la misma opinión que CEOE sobre la reducción de la jornada laboral. "La actual propuesta de reducción de jornada laboral afecta a la viabilidad y competitividad de muchas pymes de diferentes sectores", ha declarado este viernes la entidad presidida por Antoni Cañete en un comunicado. La patronal ha reunido a sus órganos para consensuar una postura común sobre este tema y ha concluido que no pueden asumir las contrataciones adicionales necesarias para reducir el tiempo de trabajo de las plantillas actuales.

Además, insisten, como también ha señalado Foment del Treball, en que esta cuestión debe abordarse a través de la negociación colectiva en cada sector, en lugar de mediante legislación laboral. Es decir, en sectores con trabajadores mejor organizados y mayores márgenes empresariales, estarían dispuestos a trabajar menos horas, mientras que en sectores con menores márgenes o resistencia empresarial, se mantendrían las 40 horas semanales. Según los datos actuales de convenios colectivos, ocho de cada diez asalariados se verán afectados por la reducción a 37,5 horas semanales.

Pimec ha criticado al Gobierno por abordar esta cuestión de manera unilateral, sin considerar también la productividad y la reducción del absentismo, como ellos proponen. Indirectamente, la patronal también ha solicitado ayudas y fondos públicos para implementar la medida. "Los beneficios de cualquier medida deben ser compartidos, así como los costes a asumir. Es absolutamente impensable que una medida como esta pueda o deba ser asumida solo por las empresas", ha afirmado en su comunicado.

La oposición a la ley impulsada por la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, ha crecido esta semana. A la crítica ya conocida de CEOE, se suma ahora la de Pimec. Desde el gobierno, Moncloa ha pedido "equilibrios" y más tiempo para la negociación, buscando alcanzar un acuerdo que incluya a la patronal. Esto podría implicar incumplir el programa electoral de la coalición, que establecía la reducción a 37,5 horas semanales para el 1 de enero de 2025. El paso intermedio, que era disminuir a 38,5 horas semanales en 2024, se da por obsoleto.

(El Periódico, 08-07-2024)

08/07/2024|