Portugal reintroducirá las exenciones fiscales para extranjeros cualificados

El nuevo gobierno de centroderecha de Portugal planea reintroducir las polémicas exenciones fiscales que atrajeron a una oleada de extranjeros al país, pero se asegurará de que los pensionistas expatriados ricos no puedan beneficiarse de esta ventaja. Joaquim Miranda Sarmento, ministro de Finanzas, explicó al Financial Times que la exención "atraerá a algunas personas" al país como parte de un paquete de 60 medidas presentado este jueves para estimular el crecimiento económico.

Las exenciones fiscales se implementaron en 2009 para ayudar a Portugal a recuperarse de la crisis financiera, pero el anterior gobierno socialista las eliminó el año pasado, calificándolas de "injusticia fiscal" y atribuyéndoles el aumento de los precios de la vivienda en una de las economías de ingresos más bajos de la eurozona. Miranda Sarmento, miembro de un gobierno que carece de mayoría parlamentaria, indicó que el régimen incluirá el mismo tipo fijo del 20% en el impuesto sobre la renta, pero solo cubrirá "salarios e ingresos profesionales".

"Excluirá dividendos, plusvalías y pensiones, que fueron problemáticos en las relaciones entre Portugal y países como Finlandia o Suecia", afirmó. Las naciones nórdicas fueron las más críticas, denunciando que la exención fiscal estaba atrayendo a jubilados que dejaban de pagar impuestos en sus países de origen. Inicialmente, Portugal eximió las pensiones del pago de impuestos, pero luego introdujo un tipo fijo del 10% en respuesta a las críticas de los miembros de la UE, mientras que las ganancias de capital solo quedaron exentas en algunos casos.

Nuno Cunha Barnabé, socio fiscal del bufete de abogados lisboeta Abreu Advogados, señaló que incluir a los jubilados en el régimen anterior convirtió a Portugal en una anomalía. "Iba en contra de la demografía. No tenía sentido", afirmó. "Ya tenemos una población envejecida. Atraer a pensionistas supone una carga mayor para nuestro sistema sanitario. Necesitamos atraer a los jóvenes".

El gobierno en minoría del primer ministro Luís Montenegro tendrá que obtener la aprobación de legisladores adversos para implementar el régimen fiscal especial. Necesitará el apoyo del Partido Socialista o del partido de extrema derecha Chega, ambos opuestos a las exenciones fiscales. Miranda Sarmento afirmó que la iniciativa es crucial para atraer trabajadores extranjeros altamente calificados que ayudarían a impulsar el crecimiento, y expresó su confianza en que los partidos de la oposición apoyen la medida o permitan su aprobación mediante la abstención.

Es probable que las grandes empresas portuguesas reciban con agrado el retorno del tipo del 20%. Afirman que tienen dificultades para atraer a ingenieros, investigadores y directivos extranjeros dispuestos a pagar la tasa impositiva marginal máxima del 48% de Portugal, que se aplica a la parte de los ingresos que supera los 81.199 euros. "Esto atraerá a algunas personas. No es suficiente, pero es algo que el gobierno puede hacer", dijo Miranda Sarmento. Añadió que el gobierno no revocará la decisión de la administración anterior de eliminar la "Golden Visa" vinculada a compras de propiedades de más de 500.000 euros.

Los ciudadanos portugueses que hayan vivido en el extranjero también podrán acogerse a las exenciones fiscales especiales. Para cumplir con los requisitos de la versión anterior de la ley, los beneficiarios debían convertirse en residentes fiscales en Portugal (ya fuera pasando más de 183 días al año o teniendo una vivienda permanente en el país), pero manteniendo su domicilio legal en otro país.

Miranda Sarmento aseguró que el plan fiscal no interfiere con los esfuerzos paralelos del gobierno para abordar la crisis inmobiliaria del país, que está provocando una "fuga de cerebros" de jóvenes que no pueden encontrar viviendas asequibles. "Necesitamos trabajadores calificados y crecimiento económico. Tenemos que equilibrar esto con viviendas más asequibles", afirmó. "Obviamente, si solo nos enfocamos en un lado de la política, habrá más viviendas asequibles, pero menos crecimiento económico. Así que debemos equilibrar ambas partes".

El Ministerio de Finanzas señaló que el régimen fiscal no incluye ningún requisito de compra de propiedades. Las 60 medidas reveladas por el gobierno incluyen otros ajustes fiscales, incentivos para start-ups y la I+D, y apoyo al turismo y la defensa.

(Expansión, 05-07-2024)

08/07/2024|