Notícies

La presión fiscal ha aumentado en España casi tres puntos de PIB frente a un 0,1% en la UE

Durante su tiempo en el cargo, Pedro Sánchez ha implementado aproximadamente 69 aumentos fiscales, según un informe del Instituto Juan de Mariana. Incluso antes de asumir el poder, Pedro Sánchez ya abogaba por la necesidad de avanzar hacia una convergencia fiscal con Europa; esto implica aumentar los impuestos para incrementar la proporción de los ingresos públicos en relación al Producto Interno Bruto (PIB) y así cerrar la brecha teórica de varios puntos respecto al promedio de la Unión Europea. Este objetivo ha sido perseguido con determinación desde que Sánchez asumió el cargo.

De hecho, la carga fiscal ha aumentado del 32% al 38% del PIB entre 1995 y 2022, y "el 60% de este incremento ha ocurrido bajo el gobierno de Pedro Sánchez", según el Impuestómetro 2024 elaborado por el Instituto Juan de Mariana. Este informe analiza la evolución de la carga fiscal que enfrentan los contribuyentes españoles y destaca que, entre los aumentos de impuestos ya aprobados y los previstos, el gobierno de Sánchez habrá implementado no menos de 69 aumentos tributarios entre 2018 y 2024, es decir, un aumento fiscal por mes en promedio.

Además, se espera aumentar la recaudación en otros 7.000 millones de euros el próximo año, lo que representará una carga adicional de 371 euros por hogar, según el informe que se publica hoy, coincidiendo con el inicio de la Campaña de la Renta 2023.

El significativo aumento de la presión fiscal durante la era de Sánchez ha convertido a España en el país europeo con el mayor aumento de la presión fiscal en los últimos años: un aumento de 2,9 puntos porcentuales entre 2019 y 2022, en comparación con el aumento insignificante del 0,1% en promedio de la UE. Esto significa que ha seguido una dirección opuesta a la de la mayoría de sus socios comunitarios en un contexto marcado por las secuelas de la pandemia y la incertidumbre económica y geopolítica derivada de la invasión rusa de Ucrania. A pesar de esta mayor presión tributaria, el peso de los ingresos públicos sobre el PIB sigue siendo teóricamente inferior al promedio de la UE (38% frente al 40,9% de los 27 países).

Sin embargo, es importante distinguir entre la presión fiscal (la proporción de los ingresos públicos en relación al PIB) y el esfuerzo tributario realizado por los españoles; es decir, la presión fiscal ajustada por renta per cápita. Aunque el PIB per cápita en España se ha recuperado en los últimos años tras la crisis del Covid-19 en 2020, en 2023 aún estaba un 14% por debajo del promedio de la zona euro en paridad de poder adquisitivo, y un 11% inferior al promedio de la UE, según los datos más recientes de Eurostat.

Por lo tanto, España, "dado su nivel de renta per cápita, tiene una presión fiscal más alta de lo que le correspondería", según el informe del Instituto Juan de Mariana. Por ejemplo, aunque la presión fiscal en Alemania es un 10% superior a la española, "la renta de los alemanes es un 45% más alta" (aproximadamente 11.100 euros más por habitante).

El informe estima que, para tener una presión fiscal más equilibrada con los niveles de renta de su población, España debería tener una presión fiscal del 36,9% del PIB, claramente por debajo del 38,6% que el gobierno de Pedro Sánchez espera alcanzar en 2024. Este ajuste hipotético a la baja de la presión fiscal resultaría en un ahorro de 15.000 millones de euros, aproximadamente 815 euros menos en impuestos por hogar.

Por otro lado, converger con Europa significaría un golpe fiscal de 39.000 millones de euros o, si se prefiere, 2.082 euros más en impuestos por cada familia. Según el análisis, dos de cada tres euros del aumento impositivo durante los gobiernos de Sánchez recaen en las familias. Esta mayor carga fiscal se ha producido principalmente mediante el aumento del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) (ocho aumentos desde 2018) y las cotizaciones sociales, que han aumentado en 1,3 y 0,5 puntos del PIB respectivamente durante el mandato socialista, con un aumento en la recaudación equivalente a 3.890 euros por hogar.

Una parte significativa de esta cifra corresponde a la decisión del gobierno de no ajustar la tarifa del IRPF durante la crisis inflacionaria, lo que ha supuesto "un esfuerzo fiscal adicional de 1.315 euros en 2022 y 2023" para los españoles.

Además de los ocho aumentos del Impuesto sobre la Renta o el aumento de las cotizaciones sociales, la batería de aumentos fiscales durante el mandato de Sánchez también incluye cuatro aumentos del Impuesto de Sociedades; el aumento del Impuesto sobre el Patrimonio debido a la nueva configuración nacional del tributo; o el Impuesto de Sucesiones y Donaciones debido a la alteración de la regulación fiscal que definía la tributación de los acuerdos sucesorios, así como una decena de aumentos impositivos mediante la creación de nuevos gravámenes como las tasas Tobin o Google, o los tributos que gravan los beneficios adicionales de bancos y empresas energéticas.

(Expansión, 03-04-2024)

09/04/2024|

La Dirección General de Tributos refuerza la protección al contribuyente

En los últimos meses, la Dirección General de Tributos ha emitido respuestas significativas que favorecen a los contribuyentes, lo que representa un cambio apreciable para muchos ciudadanos y profesionales fiscales que solían enfrentarse a largas esperas y falta de claridad en sus consultas.

Durante varios años, una de las quejas principales entre los fiscalistas fue la demora de la Dirección General de Tributos (DGT) en responder a las consultas de los contribuyentes, especialmente en el ámbito del Impuesto sobre Sociedades (IS). Esta situación generaba una sensación de desamparo que a menudo disuadía a los ciudadanos y profesionales de presentar consultas. Sin embargo, se ha observado un cambio de tendencia.

Desde finales del año pasado, se ha notado un ritmo más ágil en la respuesta a las consultas de los contribuyentes por parte de la DGT, lo cual es crucial para garantizar la seguridad jurídica. Las empresas están volviendo a plantear sus dudas en busca de certezas, algo fundamental para los departamentos fiscales.

En este contexto, la Dirección General de Tributos ha emitido respuestas relevantes que favorecen al contribuyente. Por ejemplo, recientemente se ha flexibilizado el tratamiento de las operaciones de reinversión de las Sociedades de Inversión de Capital Variable (Sicav), eliminando el impacto fiscal sobre los inversores en caso de aparecer activos adicionales después de la liquidación y reinversión de cantidades en otro fondo. La DGT determina que estos importes se incluyen dentro del régimen especial de reinversión fiscal y forman parte de la cuota de liquidación.

Esta decisión refuerza el régimen de diferimiento fiscal, permitiendo a los inversores optimizar la carga tributaria y fomentar nuevas inversiones. Además, aumenta la seguridad jurídica al realizar un análisis detallado de cómo deben declararse estos importes para garantizar el acceso al beneficio fiscal.

Otra consulta relevante ha determinado que no existe una ventaja fiscal por el simple diferimiento de rentas permitido por el régimen especial del Impuesto sobre Sociedades en las reestructuraciones. Esta decisión tiene un gran impacto en las empresas, facilitando las operaciones de reestructuración empresarial acogidas a dicho régimen especial.

Además, la DGT ha vuelto a permitir exenciones en las transmisiones de empresas relacionadas con energías renovables, lo cual es crucial para los inversores en este sector. En resumen, las recientes respuestas de la Dirección General de Tributos han brindado claridad y seguridad jurídica a los contribuyentes, lo que es fundamental para el correcto funcionamiento del sistema fiscal.

(Expansión, 03-04-2024)

09/04/2024|

Revisión salarial de los años 2021, 2022 y 2023, y tablas salariales definitivas 2023 del Convenio colectivo estatal para el sector de mayoristas e importadores de productos químicos industriales y de droguería, perfumería y anexos

Resolución de 12 de febrero de 2024, de la Dirección General de Trabajo, por la que se registra y publica el Acuerdo de revisión salarial de los años 2021, 2022 y 2023, y tablas salariales definitivas de 2023 del Convenio colectivo estatal para el sector de mayoristas e importadores de productos químicos industriales y de droguería, perfumería y anexos.

(BOE, 22-02-2024)

09/04/2024|

El 44% del sueldo del trabajador español se va en impuestos

En cuanto a la relación entre el salario percibido y el salario real, los trabajadores españoles se encuentran en una posición desfavorable. Un trabajador promedio en España recibe un salario total real de 34.989 euros, pero de esta cantidad se deben descontar 8.157 euros en cotizaciones a cargo de la empresa, 1.731 euros en contribuciones a nombre del trabajador, además de 3.860 euros en IRPF y un gasto acumulado por IVA de 1.450 euros. Por lo tanto, el 43,44% del salario total se destina a las arcas de Hacienda debido a estas tres figuras fiscales. Si agregamos el impacto del IBI a las cotizaciones sociales, el IRPF y el IVA, un trabajador promedio terminaría pagando 15.480 euros en impuestos cada año, lo que asciende al 44,24% de su salario total.

Pero hay más, ya que además de estas cifras, hay que considerar el impacto de las rentas del ahorro, que a lo largo del tiempo representan aproximadamente 20.000 euros por familia, los impuestos sobre herencias y patrimonio (actualmente en proceso de armonización), la tributación de las primas de seguros (alrededor de 110 euros por hogar), los impuestos aplicados a la compra de vivienda (aproximadamente el 26% del precio final a pagar, lo que equivale a 50.000 euros en una adquisición de 200.000 euros), los gravámenes relacionados con la compra y el uso de automóviles (incluyendo el IVA, los tributos de matriculación y circulación, así como multas recaudatorias, normativa WLTP e impuestos sobre combustibles), y los impuestos sobre el consumo de alcohol (equivalente al 40% del precio final) o tabaco (en torno al 80%). Considerando todas estas figuras tributarias, el contribuyente promedio en España paga más del 50% de lo que gana a Hacienda.

En el año 2018, cuando Pedro Sánchez asumió el cargo, la presión fiscal en España era 5,7 puntos porcentuales menor que la media de la Unión Europea; para 2022, último año con datos finales disponibles, esta diferencia se redujo a 2,9 puntos porcentuales del PIB. Esto significa que se ha logrado la mitad del objetivo de igualar la presión fiscal con Europa, pero con un salario considerablemente más bajo.

(La Razón, 03-04-2024)

09/04/2024|

Modificación del VIII Convenio colectivo marco estatal de servicios de atención a las personas dependientes y desarrollo de la promoción de la autonomía personal

Resolución de 12 de febrero de 2024, de la Dirección General de Trabajo, por la que se registra y publica la modificación del VIII Convenio colectivo marco estatal de servicios de atención a las personas dependientes y desarrollo de la promoción de la autonomía personal (residencias privadas de personas mayores y del servicio de ayuda a domicilio).

(BOE, 22-02-2024)

09/04/2024|

España alcanza por primera vez en la historia los 21 millones de afiliados a la Seguridad Social

La Seguridad Social ha registrado 21.032.661 trabajadores afiliados en marzo, descontando la estacionalidad y el efecto calendario. Es el mejor dato de la serie histórica, después de haber sumado 530.843 en el último año, en línea con el promedio de creación de empleo en los años anteriores a la pandemia, de 2015 a 2019. En comparación con el mes anterior, hay 77.876 afiliados más a la Seguridad Social. La afiliación ha sumado más de 1,6 millones de trabajadores desde antes de la pandemia.

Por su parte, la cifra de afiliación media (la serie original) se sitúa en niveles récord, con 20.901.967 afiliados. Son 193.585 ocupados más que en febrero, un incremento muy superior al de la media de los años 2017 a 2019, que era de 150.000 ocupados. El crecimiento interanual de la afiliación media ha sido del 2,6%, con 525.414 trabajadores más que hace un año.

"En marzo, la afiliación marca registros históricos y se acentúa el cambio estructural que ha supuesto la reforma laboral, con un impulso de los empleos de los sectores con mayor calidad", ha señalado la ministra de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, Elma Saiz. "La cifra de mujeres afiliadas es la más alta de la serie, con casi 10 millones de mujeres trabajando, el 47,35% del total", ha añadido.

En el último mes, el sector que más ha crecido en el Régimen General es Hostelería, con 81.151 afiliados más, el 6,1%. Le sigue Comercio, con 13.643, y Educación, con 11.744 más. Todos los sectores del Régimen General crecen o permanecen estables. La afiliación diaria se ha mantenido por encima de los 20,9 millones de trabajadores desde el día 14 de marzo y superó por primera vez los 21 millones el día 25.

Respecto al nivel previo a la pandemia (diciembre 2019), la afiliación ha crecido en más de 1,6 millones de personas en términos desestacionalizados. Además, la creación de empleo en España (+8,3%) supera a la de los grandes países europeos (Francia, +5%; Italia +2,9%; Alemania, +1,5%) en comparación con ese nivel anterior a la pandemia.

El aumento del empleo es más destacado que en estos países también desde el inicio de la guerra de Ucrania, en España ha crecido un 6,3%, mientras que en Francia y Alemania se registran crecimientos cercanos al 2% en este periodo.

La buena marcha del empleo es más acusada entre las mujeres. En marzo, se registran 9.896.150 afiliadas, 297.948 más que en el mismo mes de 2023, lo que supone que más de la mitad del empleo creado en el último año corresponda a mujeres (el 56,7%).

El crecimiento del empleo femenino es del 11,8% desde el año previo a la pandemia y supera en 4,1 puntos al incremento producido entre hombres, que es del 7,7%. De esta forma, se va cerrando la brecha en el mercado laboral. En la actualidad, las mujeres suponen el 47,35% del conjunto de trabajadores, que es el nivel más alto de la serie.

En el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos, la afiliación entre las mujeres ha aumentado un 6,2%, frente al 1,2% del crecimiento del empleo masculino, y ya suponen el 36,8% del total. El incremento de la afiliación respecto al nivel previo a la pandemia es especialmente intenso en sectores de alto valor añadido, como Información y Comunicación y Actividades profesionales, científicas y técnicas. Estos sectores arrojan crecimientos superiores al 16% frente a la situación prepandemia. De hecho, más de 1 de cada 5 afiliados se incorpora a estos dos sectores desde entonces.

Se trata de actividades con una mayor estabilidad y calidad del empleo. El peso de los contratos indefinidos a tiempo completo supera el 85% en el caso de Información y Comunicación y el 75% en Actividades Profesionales, Científicas y Técnicas. Como contrapartida, los niveles de temporalidad caen aún más que en el resto de las secciones, hasta el 5% en el caso de Información y Comunicación y el 7,5% en Actividades Profesionales, Científicas y Técnicas. Asimismo, cuentan con unos mayores salarios y, por tanto, unas bases de cotización más elevadas. En concreto, en el sector de Información y Comunicación estas bases son un 36% más altas que en el conjunto de sectores, y un 15% en Actividades Profesionales, Científicas y Técnicas.

Dos años después de la entrada en vigor de la reforma laboral, se acentúan sus efectos positivos en la estabilización del empleo y la mejora de su calidad. En conjunto, ahora hay más de 3,3 millones de afiliados (3.329.793) con contrato indefinido más que en diciembre de 2021, el último mes antes de la entrada en vigor de la reforma. Además, en marzo, el porcentaje de afiliados con contrato indefinido se sitúa en el 87,3%, su máximo histórico, creciendo 17,3 puntos desde la reforma laboral. Así, la tasa de temporalidad sigue en mínimos históricos (el 12,7%). En el caso de los menores de 30 años, la reducción del nivel de temporalidad es más intensa, bajando en 33,6 puntos porcentuales (del 53% al 19,4%) respecto al nivel que tenía antes de la reforma.

Los efectos de la reforma laboral también se perciben en la evolución de los afiliados con contratos indefinidos a tiempo completo en el último año, que crecen con mayor intensidad (4,7% interanual, que son 429.645 más) que los de tiempo parcial (4,4%, que son 103.490) y que los fijos discontinuos (2,1%, que son 18.174). Por último, el número de trabajadores en ERTE se mantiene en niveles mínimos, en torno a los 11.600, menos del 0,1% del total de afiliados.

(El País, 03-04-2024)

09/04/2024|

El paro baja en 33.405 personas en marzo y se sitúa en 2.727.003

En términos interanuales, el paro ha descendido en 135.257 personas (-4,73 %). El desempleo se reduce, sobre todo, entre las mujeres y, por sectores, desciende en Servicios, Industria, Agricultura y Construcción. El número de desempleados y desempleadas registradas en las oficinas del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) al finalizar el mes de marzo ha descendido en 33.405 personas (-1,2 %). El paro registrado se sitúa en 2.727.003 personas, la cifra más baja para el mes de marzo desde el 2008.

El desempleo se reduce en Servicios en 31.294 personas (-1,58 %), en Industria en 2.055 personas (-0,96 %), en Agricultura en 1.502 personas (-1,52 %) y en la Construcción en 333 personas (-0,16 %). Aumenta en el Colectivo sin Empleo anterior en 1.779 personas (0,71 %). En el mes de marzo se redujo el desempleo, sobre todo, femenino con 23.009 mujeres en paro menos que en el mes anterior (-1,39 %). El total se sitúa en 1.632.557 mujeres en desempleo. El desempleo masculino desciende a menor ritmo: un 0,94 % con 10.396 hombres desempleados menos que en el mes anterior y se sitúa en 1.094.446

El desempleo entre las personas jóvenes menores de 25 años desciende en el mes de marzo en 2.748 personas (-1,32 %). El total de jóvenes en desempleo se sitúa en 205.007, el dato más bajo en un mes de marzo.

El paro sube en Euskadi (en 926 personas) y la Comunidad de Madrid (en 701 personas) y hay menos personas desempleadas en quince comunidades autónomas con Andalucía (-11.374), Canarias (-4.686) y la Comunidad Valenciana (-3.998) a la cabeza. En el mes de marzo se firmaron un total de 1.123.488 nuevos contratos. De ellos, 504.893 tienen carácter indefinido y representan el 44,94 % de todos los contratos. El total de contratos temporales registrados en marzo es de 618.595 contratos temporales la menor cifra desde el año 1997. Los beneficiarios y beneficiarias existentes a final del mes fueron 1.893.595.

La cobertura del sistema de protección por desempleo durante el mes de febrero de 2024 ha sido del 73,19 %. El mismo indicador en febrero de 2023 fue de 68,11 %, lo que supone un, aumento del 7,5 %. El gasto medio mensual por beneficiario, sin incluir el subsidio agrario de Andalucía y Extremadura, en el mes de febrero de 2024 ha sido de 1.092 euros lo que supone un aumento sobre el mismo mes del año anterior de 21,3 euros (2 %).

Los gastos totales de febrero de 2024 ascendieron a 2.027,1 millones de euros. En 2023 se ha aumentado el superávit presupuestario hasta los 5.927 millones de euros gracias a la recuperación del empleo y la recaudación por el incremento de los salarios.

(El País, 03-04-2024)

09/04/2024|